Categorías
Ciencia de la información

El reto de los 30 días: Cartografías gráficas

Mi vida ha cambiado radicalmente. Cambié de trabajo y terminé (por el momento) la universidad, por lo que mi rutina se vió bastante afectada. No es que haga menos cosas, es que debo buscar nuevas. Cambié «Hiperterminal«, un proyecto sobre Ciencia de la Información y Bibliotecología por «Nomono«, un proyecto más amplio, que incluso absorbió al primero. Mientras estaba en esta transición ví el siguiente video, que habla de retos de 30 días.

Pensé en las cosas que me gustan y las que dejé de hacer. Me encanta escribir y bloguear, pero mis últimos cinco años me la he pasado escribiendo sobre ciencia de la información a pesar de que otros temas también me causan curiosidad. Mucho antes blogueaba sobre otras cosas, por ejemplo graffittis, en un administrador de contenidos que desarrollé con mis propias manos, en un proyecto llamado «Novenopiso» que ya abandoné. Pensé que quería escribir de nuevo sobre graffittis y eso lo mezclé con mi interés por la recuperación de información no textual. El resultado: Cartografías gráficas, el reto: mapear un graffitti diario por 30 días y escribir algo sobre él. El resultado: este mapa.

[mapsmarker layer=»3″]

¿Qué he encontrado? Que las paredes tienen mensajes muy contestatarios, como si fueran medios alternativos de comunicación, medios de la oposición. He encontrado que las calles están llenas de personajes raros que conviven con nosotros e incluso mensajes que recuerdan el dolor que viven algunos o dibujos con mensajes graciosos e incluso pintas que te recuerdan cosas hermosas.

Terminé mi «reto de los 30 días» varios días después. Encontré otras formas de acceder, clasificar y guardar información georeferenciándola. Agregué imágenes de cuatro países diferentes, con fotos que tomé (se nota porque varias están desenfocadas) y me recuerdan una historia que narro en cada post. Esto me hace pensar ¿qué otras cosas puedo cartografiar? Con este proyecto entendí que la ciudad puede ser un museo. Mediante las cartografías gráficas puedes guardar estas obras en la memoria, porque he visto cómo varias de ellas se las lleva el tiempo, o son borradas, o les ponen algo encima.

La pregunta me sigue dando vueltas en la cabeza: ¿Cómo recuperar información no textual?

La idea de esto es que cualquiera pueda agregar las imágenes que le gusten, mapearla y narrar su historia. Aún no sé cómo hacerlo más participativo. Si bien dejo la rigurosidad de mapear cosas a diario, aunque espero seguir haciéndolo, me doy un poco de vacaciones por el momento. Para hacer esto uso Open Street Map, un sistema de georeferenciación libre. Aporté al plugin de WordPress con su traducción al español luego de intercambiar algunos correos con Robert, su creador. Desde hace un tiempo desconfío de Google y quisiera apartarme lo más que pueda de sus servicios o al menos saber que puedo sobrevivir sin ellos.

Por otro lado me dí cuenta que muchas cosas funcionan con disciplina. ¿Qué reto de 30 días te gustaría probar?

Categorías
Ciencia de la información

Realidad aumentada y búsqueda de información multimedia

¿Cuántas veces ha tenido una canción en mente y no conoce ni el título de la obra, ni su autor, o tan siquiera alguna referencia que le permita identificar esa obra? ¿Alguna vez ha ido a lugares históricos y no recuerda exactamente qué sucedió allí? Algo que puede ser muy útil para esto es la realidad aumentada y la recuperación de información multimedia.

Vamos por partes: la información puede representarse en múltiples formatos; la información textual, que es la que está leyendo justo ahora, la misma que usa para realizar búsquedas en motores de búsquedas como Google o Bing y la información multimedia. Ésta última incluye imágenes, sonidos, videos, animaciones y cosas por el estilo. La información multimedia usa simultáneamente sonidos, imagenes y hasta texto como lo menciona la Real Academia Española.

¿Cómo se recupera este tipo de información?

La forma más común de recuperar informacón multimedia es hacer una búsqueda textual; ésto es particularmente útil cuando tiene información extra sobre lo que quiere recuperar, pero lo ideal sería hacer una búsqueda multimedia a partir de información multimedia, como buscar las imágenes que se parecen a una imagen que usted tiene o tararear una canción para realizar una búsqueda de información a partir de los sonidos que las máquinas interpretan de su voz.

Las máquinas deben encontrar patrones similares. En el caso de imágenes las formas, colores o texturas deben coincidir (como podía hacerlo www.like.com, adquirido por Google en el 2006 y servicio únicamente disponible en Estados Unidos). En los sonidos las notas son un factor determinante para reconocer una tonada y poder compararla con otra (como lo hace www.shazam.com).

Otro ingrediente: Realidad aumentada.

La realidad aumentada es una capa digital que está sobre la realidad que nosotros percibimos por nuestros sentidos, según Realidadaumentada.info es “combinar el mundo real con el virtual”. La hemos visto infinidad de veces en películas de ciencia ficción, o de aventuras. ¿Recuerda cuando El Exterminador buscaba a Sarah Connor en la primer película de la saga Terminator? El robot interpretado por Arnold Schwarzenegger veía todo de color rojo y a medida que los objetos aparecían,letras y símbolos le daban información sobre lo que observaba a su paso. En películas o videojuegos de aviones, cuando el piloto viaja observa, además del horizonte, un montón de indicadores como altitud, velocidad, coordenadas de su ubicación, etc. Todas esas cosas que no vemos sólo con nuestros ojos son realidad aumentada.

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=9MeaaCwBW28]
Así ve El Exterminador, los datos extra son realidad aumentada. Video por izirizibizi (vía Youtube).

¿Ciencia ficción o actualidad?

Actualmente existen aplicaciones que nos permiten ver esas capas digitales que recubren nuestra realidad. Necesitamos dispositivos con cámaras de video o micrófonos para captar el entorno y que las máquinas puedan mostrarnos lo que nuestros ojos y oidos no pueden. Por ejemplo, esta aplicación para iPhone muestra la ruta más cercana al transporte público con flechas, información extra como distancia en millas o kilómetros y lo hace reconociendo su ubicación mediante el sistema de posicionamiento global (GPS)

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=U2uH-jrsSxs]
Aplicación de realidad aumentada para iPhone probada en una calle. Video por acrossair (vía Youtube).

Google Goggles es la respuesta del gigante de las búsquedas a esta tendencia. Mediante fotografías tomadas por un dispositivo móvil, el buscador realizará una búsqueda, sin necesidad de escribir texto. En su sitio oficial (http://www.google.com/mobile/goggles) muestra cómo goggles puede reconocer texto (muy útil por ejemplo para reconocer escritos en otro idioma), lugares, libros, obras de arte, vinos y logos entre otros.

El ejemplo de Goggles con reconocimiento de una imagen y de texto:

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=ck6Ez7u7HNU]
Reconocimiento de El David, de Miguel Ángel a través de Google Goggles. Video por maggblog (vía Youtube).

Shazam por su parte toma melodías y reconoce canciones. Hice la prueba con el tema «Isle of Her» de Klaxons y lo reconoció sin problema, con bajo volumen y a una distancia de 3 metros. Aquí lo vemos en acción:

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=eogz4Gozj-Y]
Shazam reconociendo la canción “Have Fun Go Mad” de Blair. Video por VonKlinkerhofen (vía Youtube)

Así, lo único que resta es que nuestros contenidos locales aparezcan en la red, necesitamos compartir multimedia, acceder a dispositivos móviles y a conexión a internet en cualquier lugar para poder beneficiarnos de estos avances y empezar a entender nuestros espacios como espacios digitales, donde internet no está sólo en los computadores de escritorio sino en cualquier esquina.