Categorías
Ciencia de la información

El reto de los 30 días: Cartografías gráficas

Mi vida ha cambiado radicalmente. Cambié de trabajo y terminé (por el momento) la universidad, por lo que mi rutina se vió bastante afectada. No es que haga menos cosas, es que debo buscar nuevas. Cambié «Hiperterminal«, un proyecto sobre Ciencia de la Información y Bibliotecología por «Nomono«, un proyecto más amplio, que incluso absorbió al primero. Mientras estaba en esta transición ví el siguiente video, que habla de retos de 30 días.

Pensé en las cosas que me gustan y las que dejé de hacer. Me encanta escribir y bloguear, pero mis últimos cinco años me la he pasado escribiendo sobre ciencia de la información a pesar de que otros temas también me causan curiosidad. Mucho antes blogueaba sobre otras cosas, por ejemplo graffittis, en un administrador de contenidos que desarrollé con mis propias manos, en un proyecto llamado «Novenopiso» que ya abandoné. Pensé que quería escribir de nuevo sobre graffittis y eso lo mezclé con mi interés por la recuperación de información no textual. El resultado: Cartografías gráficas, el reto: mapear un graffitti diario por 30 días y escribir algo sobre él. El resultado: este mapa.

[mapsmarker layer=»3″]

¿Qué he encontrado? Que las paredes tienen mensajes muy contestatarios, como si fueran medios alternativos de comunicación, medios de la oposición. He encontrado que las calles están llenas de personajes raros que conviven con nosotros e incluso mensajes que recuerdan el dolor que viven algunos o dibujos con mensajes graciosos e incluso pintas que te recuerdan cosas hermosas.

Terminé mi «reto de los 30 días» varios días después. Encontré otras formas de acceder, clasificar y guardar información georeferenciándola. Agregué imágenes de cuatro países diferentes, con fotos que tomé (se nota porque varias están desenfocadas) y me recuerdan una historia que narro en cada post. Esto me hace pensar ¿qué otras cosas puedo cartografiar? Con este proyecto entendí que la ciudad puede ser un museo. Mediante las cartografías gráficas puedes guardar estas obras en la memoria, porque he visto cómo varias de ellas se las lleva el tiempo, o son borradas, o les ponen algo encima.

La pregunta me sigue dando vueltas en la cabeza: ¿Cómo recuperar información no textual?

La idea de esto es que cualquiera pueda agregar las imágenes que le gusten, mapearla y narrar su historia. Aún no sé cómo hacerlo más participativo. Si bien dejo la rigurosidad de mapear cosas a diario, aunque espero seguir haciéndolo, me doy un poco de vacaciones por el momento. Para hacer esto uso Open Street Map, un sistema de georeferenciación libre. Aporté al plugin de WordPress con su traducción al español luego de intercambiar algunos correos con Robert, su creador. Desde hace un tiempo desconfío de Google y quisiera apartarme lo más que pueda de sus servicios o al menos saber que puedo sobrevivir sin ellos.

Por otro lado me dí cuenta que muchas cosas funcionan con disciplina. ¿Qué reto de 30 días te gustaría probar?